martes, 23 de noviembre de 2010

El Didgeridoo parece una extensión de su brazo.

Hoy Esencia ha estrenado su nuevo grifo, por supuesto conmigo, muy rica la Estrella Galicia de barril.
Llevo una hora tocando el Didgeridoo, me duele la boca pero me da igual, es la auténtica salud, el bienestar, la alegría.
Esta madrugada comienza el cataclismo, es genial.
Bah, no me ha pasado mucho interesante últimamente que contar, mi planta se está muriendo, debe tener sobredosis de radiación de mi PC a parte de luz 0.
Esta Navidad, Didgerichopos (el motivo real por el que creé este blog) (mi Didgerigrupo fundado en "Los Chopos") os haremos disfrutar de nuevo de nuestro Didgeridoo Metal, con lumbre, carne y cerveza.
Lo que yo digo, la auténtica salud, el bienestar, la alegría.

Y aquí dejo una canción chulísima de Jamiroquai:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Charlemos.

Entradas populares